Educar la mordida del Pitbull

El Pitbull ha sido objeto de muchas mitificaciones, sobre todo en relación a su mordida. De hecho, se dice que estos perros, cuando muerden, son incapaces de soltar, ya que sus mandíbulas se dislocan y quedan anclados a la presa, siendo imposible para ellos soltarse. Bien, esto es falso.

Sin embargo, sí que es cierto que los perros de Raza Pitbull poseen una potencia de mordida muy superior a la de las demás razas (de unos 1000 kg/cm2), debido a que los músculos faciales que operan en la masticación están mucho más desarrollados en este tipo de perros. Ahora bien, eso no significa que sean incapaces de soltar una presa o controlar su mordida.

Dientes del perro pitbull

En este artículo, quiero ofrecerte consejos acerca de dos cosas: primero, cómo desinhibir la mordida de tu Pitbull, y segundo, cómo controlar qué y cuándo muerde tu perro, y cuándo no lo hace.

En primer lugar, acerca de la desinhibición de la mordida, aclarar que este concepto hace referencia a la capacidad que tienen los perros para, mediante el juego y el ensayo y error, controlar la potencia de su mordida. Un Pitbull que no ha desinhibido su mordida, podría herir gravemente a una persona u otro perro mientras juega.

Pero tranquilo, desinhibir la mordida de cualquier perro es muy sencillo. Eso sí, debe realizarse de cachorro, una vez el perro es adulto, resulta casi imposible. Para hacerlo, tan sólo tienes que jugar con él, y cuando apriete más de la cuenta (se recomienda no ser generosos en este aspecto), pegar un pequeño chillido agudo y parar el juego. También puede servir pegar el chillido y darle un pequeño toque en el costado haciendo pinza con nuestra mano, a modo de mordisco, y someter después al cachorro.

Perros Pitbull atentos

De esta forma, mediante el chillido agudo, el perro entiende que te ha hecho daño y que por eso has parado el juego o lo has marcado y sometido. Repitiendo la operación varias veces desde que es bien pequeño, el perro acaba no apretando al morder.

También es recomendable llevarlo a jugar con otros perros, ya que los perros realizan estas acciones de forma natural e innata, por lo que tu Pitbull aprenderá de la mejor forma hasta qué punto puede apretar mientras juega.

En segundo lugar, ser capaz de controlar la mordida de tu Pitbull es muy importante. Déjame recordarte que los Pitbull fueron creados para la labor de mantener a las reses sujetas mediante su mordida. En este sentido, a los Pitbull les gusta hacer ese ejercicio de presa de objetos y, de hecho, es recomendable practicar con él este tipo de ejercicios, ya que descargan mucha energía. Ahora bien, debes ser capaz de controlarlo.

perro-pitbull-mordida

Deberías tener dos órdenes para él en cuanto a la presa se refiere. La primera, hará que el perro muerda, y la segunda, hará que suelte automáticamente. Por las características de ambas órdenes, es recomendable que la primera no tenga relación directa con lo que se pretende, y que la segunda sí la tenga. Por ejemplo, una buena orden de presa sería “Trufa”, ya que no guarda relación con el acto de morder, y una mala orden sería “Ataca”. Para soltar, una buena orden sería “Suelta”, y una mala orden sería “Trufa”.La razón de esto es evidente. Si alguna vez estás con tu perro en compañía de amigos y alguien hace la broma de decirle a tu perro “Ataca” (siempre hay alguien que hace esta broma), y tu perro tiene esa orden para hacer presa, puede ser peligroso. Del mismo modo, si, por cualquier razón,  tu perro alguna vez mordiera y no soltase a otro perro, que alguien grite “Suelta” es algo normal, y tu perro es más probable que obedezca. En cualquier caso, lo óptimo sería que tu perro sólo practicase la mordida con un objeto, de esta forma, eliminas los riesgos anteriores en gran medida.

Dicho esto, pongamos por caso que para ejercitar la mordida de tu Pitbull utilizarás, por ejemplo, un neumático de motocicleta. Lo primero que debes hacer es jugar con él al tira y afloja con el neumático. Cuando le coja el gusto a morderlo, puedes pasar a atarlo a una cuerda y pasarlo por alguna viga o la rama de un árbol, de forma que quede colgando. Al Pitbull le encanta hacer presa, así que no debería costarte acostumbrarlo a morder y tirar de la rueda intentando llevársela (de hecho, si pones alta la rueda, es muy probable que tu Pitbull se quede colgando intentando arrancarla).

Ahora bien, eso es lo fácil, lo difícil es conseguir que el perro suelte cuando le das la orden de soltar, y que no vuelva a intentar morder la rueda hasta que le des de nuevo la orden de hacer presa.

El mejor método es, mientras está colgado, darle la orden de soltar y ponerle ante la nariz unos trocitos de salchicha. Cuando el perro suelte, y se siente (no es recomendable darle el premio si está muy excitado), le das el premio y lo mantienes unos segundos sentado. Entonces le puedes dar de nuevo la orden de presa y repetir la operación.

Si tu Pitbull, tras soltar y recibir el premio, vuelve a morder la rueda sin recibir la orden, debes castigarlo. Un toque en el costado o un tirón de la correa (si la lleva puesta), debería bastar.

Cuando termines de trabajar la mordida con él, suelta la rueda de donde esté colgada y lánzasela a tu perro. Déjale jugar unos minutos con ella, y de nuevo quítasela y guárdala donde él no tenga acceso. De esta forma, mantendrás su interés por el objeto.

Siguiendo estos consejos, tu perro no representará un peligro por su fuerte mordida, ni para ti, ni para otras personas, ni para otros perros. Además, estarás consiguiendo que descargue una buena cantidad de energía realizando la labor para la que fue creado.

55 comentarios

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.